Mucho cuidado con los estafadores en aplicaciones de citas

febrero 11, 2022

A días celebrar la famosa y colorida fecha del Día de San Valentín, las autoridades federales alertaron sobre los estafadores que se sumergen en las aplicaciones de citas.

Así se ve reflejado en el documental “The Tinder Swindler”, recientemente lanzado en la plataforma de Netflix, donde se cuenta la historia de Shimon Hayut.

Este individuo de Israel tenía muchos nombres en la aplicación de Tinder. Uno de ellos era Simon Leview, el cual utilizaba para enamorar a un sinnúmero de mujeres y luego estafarlas.

En dicha producción se presenta el testimonio de tres féminas que cayeron en las garras de este sujeto y quien se hacía pasar por el hijo de un reconocido empresario de diamantes. Según se expone en la producción, el fraude de Hayut fue estimado en cerca de 10 millones de dólares.

Su modus operandi comenzaba generando un “match” en Tinder. Rápidamente, iniciaba una conversación con su víctima y la invitaba a una cena muy costosa, tal y como se presentaba en las redes sociales. Una vida de apariencias, lujos y mentiras.

El implicado mantenía constante comunicación con todas, las llevaba a hoteles cinco estrellas, las enamoraba con múltiples detalles y hasta daba el paso de formalizar una relación, pero al pasar del tiempo, comenzaba a pedirle altas cantidades de dinero, que luego se multiplicaban. Algunas sacaban tarjetas de crédito y solicitaban jugosos préstamos, pensando que era para socorrerlo, pero el dinero de una lo aprovecha con otra.

No fue hasta el 2019, cuando Hayut fue arrestado por la policía en Grecia y extraditado a Israel.

Son muchos los casos como este que ocurren a nivel mundial y se han disparado durante la emergencia del COVID-19.

Un informe del 2021 del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), muestran cómo este tipo de casos aumentó significativamente en el 2020.

En el 2018, se registraron 18,493 casos, mientras, en el 2019 hubo 19,473, pero en el 2020 se elevó a 23,751, aunque reconoce que las cifras pueden ser mayores porque no todas deciden denunciarlo ante las autoridades.

En Estados Unidos, el mayor número de víctimas de fraudes en términos generales se ubican en Florida, Nueva York, Texas, Washington, Pensilvania, Illinois y California.

El FBI advierte que este tipo de fraude puede ocurrir en víctimas de todas las edades, pero hace un llamado especial a los adulos mayores.