Uso de cigarrillos electrónicos no funciona para dejar de fumar

enero 7, 2022

Por: CNN

El uso de cigarrillos electrónicos y otros productos de tabaco para no recaer en el hábito de fumar cigarrillos no parece ser eficaz, según un nuevo estudio longitudinal de casi 13.000 fumadores en Estados Unidos.


“Este es el primer estudio que informa sobre si los fumadores de cigarrillos pueden cambiar a los cigarrillos electrónicos sin recaer”, dijo el autor del estudio John Pierce, profesor de Medicina Familiar y Salud Pública en el Instituto de Salud Pública de la Universidad de California en San Diego.

“Dejarlo por completo es lo más importante que puede hacer un fumador para mejorar su salud”, dijo en un comunicado adjunto al estudio, “pero las pruebas indican que el cambio a los cigarrillos electrónicos hizo que fuera menos probable, no más probable, dejar de fumar”.

El estudio no analizó el uso de la terapia de sustitución de nicotina (TSN) diseñada para ayudar a las personas a dejar de fumar, dijo Pierce a CNN. Esas terapias incluyen parches, chicles y pastillas que contienen cantidades limitadas de nicotina.

“Este documento no se centra en los intentos de dejar de fumar”, dijo Pierce. “Se centra en las personas que parecen haber tenido éxito en dejar los cigarrillos y si los que cambiaron a una fuente de nicotina alternativa, que no suele ser el caso con los TRN, tienen mejores resultados que los que se abstienen de la nicotina”.

Casi un 8% más de probabilidades de recaer

El nuevo estudio, publicado en la revista académica JAMA Network Open, analizó los datos de los fumadores que habían dejado los cigarrillos. Los datos fueron recopilados por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas y el Centro de Productos del Tabaco de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA). El estudio analizó si los fumadores habían dejado de fumar con la ayuda de otras formas de tabaco, como puros, cigarros, cigarros con filtro, pipas, narguile, productos sin humo como el rapé y cualquier producto de cigarrillo electrónico. A continuación, el estudio analizó las tasas de recaída a intervalos de dos años.

“Nuestro objetivo en este estudio era evaluar si los exfumadores recientes que se habían pasado a los cigarrillos electrónicos o a otro producto del tabaco tenían menos probabilidades de recaer en el consumo de cigarrillos en comparación con los que seguían sin fumar”, dijo la autora principal Karen Messer, jefa de la División de Bioestadística y Bioinformática de la Escuela de Salud Pública Herbert Wertheim.

El análisis reveló que el 50% de los exfumadores que dejaron el tabaco “de golpe” habían dejado los cigarrillos en el segundo seguimiento anual, pero solo el 41,5% de los que utilizaron cualquier otra forma de tabaco, incluidos los cigarrillos electrónicos, habían dejado el hábito con éxito.

“Los que cambiaron a los cigarrillos electrónicos (u otra forma de tabaco) tenían 8,5% más de probabilidad de recaer en los cigarrillos”, dijo Pierce por correo electrónico.

“Si el cambio a los cigarrillos electrónicos fuera una forma viable de dejar de fumar, entonces los que se cambiaron a los cigarrillos electrónicos deberían tener tasas mucho más bajas de recaída en el consumo de cigarrillos. No encontramos pruebas de ello”, dijo.

Los autores afirman que se necesitan más estudios para analizar cómo afecta el uso de los cigarrillos electrónicos al abandono del tabaco y a las recaídas durante periodos más largos.

“Para que los cigarrillos electrónicos funcionen realmente en el abandono del tabaquismo a largo plazo, las personas deben dejar de fumar por completo”, dijo Pierce. “Hasta la fecha, los investigadores no han podido demostrar que los fumadores puedan hacerlo”.