Someten medida para eliminar las primarias presidenciales en la Isla

marzo 21, 2022

El representante Orlando Aponte Rosario, presidente de la Comisión de lo Jurídico de la Cámara, sometió hoy una medida para abolir la celebración de primarias presidenciales demócratas y republicanas en Puerto Rico, “cuyo efecto real es expresar simpatías sobre los candidatos”. 

La medida busca derogar el capítulo VIII de la Ley 58 de 2020 (Código Electoral), a los fines de eliminar las disposiciones sobre primarias y elecciones presidenciales de partidos nacionales. 

La pieza legislativa señala que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha emitido una serie de dictámenes judiciales, mejor conocidos como los “casos insulares”, donde resolvió que los territorios “pertenecen a Estados Unidos, pero no forman parte de los Estados Unidos”, utilizando como fundamento la cláusula territorial de la Constitución de los Estados Unidos. 

Recuerda que, posteriormente, desde 1952, con la creación de la Constitución del Estado Libre Asociado se estableció un marco legal que describe las funciones de cada rama de gobierno y delimita los requisitos necesarios para el proceso eleccionario. 

“En la misma, se encuentran los servidores públicos que están sujetos al voto directo de los ciudadanos, entre ellos, los legisladores y legisladoras, y el gobernador o gobernadora de Puerto Rico. No obstante, ni la Constitución de los Estados Unidos ni ninguna ley federal permite o concibe el poder de voto de los puertorriqueños residentes en la isla a escoger el presidente de los Estados Unidos. Tampoco, la Corte Suprema ha determinado que dicho derecho es extensivo a los ciudadanos americanos que residen en la isla”, aseguró el político.

Se señala además en el texto del proyecto que el 20 de enero de 2018 se aprobó la Ley 12 de 2018 (“Ley para Garantizar el Voto Presidencial a Todos los Ciudadanos Americanos Residentes en Puerto Rico”), donde se creó una elección para el voto presidencial. 

“La ley, según surge de su exposición de motivos, dispuso que su intención principal fue crear y viabilizar unilateralmente el voto presidencial como uno de los primeros cambios fundamentales bajo la relación política existente entre Puerto Rico y Estados Unidos.  Posteriormente, la referida Ley fue derogada por la Ley 58 de 2020 (Código Electoral), donde se introdujeron todas y cada una de las disposiciones de la Ley 12 de 2018, en el capítulo XVII de dicho Código”, afirmó el legislador.

Agregó que, “ahora bien, si los puertorriqueños desean o aspiran a adquirir el derecho a votar por el presidente de los Estados Unidos, esta acción debe ser avalada por el Congreso federal y no mediante una legislación local, la cual no tiene el poder de tener un efecto real sobre la elección presidencial”.

En ese sentido, opinó que “es menester tomar en cuenta el contexto histórico en el que se encuentra Puerto Rico actualmente con su crisis fiscal. Entendemos que el alto costo de un proceso meramente simbólico y no vinculante podría redirigirse a impactar instituciones públicas que más lo necesiten, como la Universidad de Puerto Rico (UPR) o el Centro Médico, o reasignarlo a aumentar el salario de empleados públicos que reclaman un salario digno”.