Presidente de Codepola asegura que "Piculín" no cometió ningún delito

julio 5, 2022

Para Ariel Torres Meléndez, presidente de la Corporación para la Defensa del Poseedor de Licencia de Armas de Puerto Rico (Codepola), el exbaloncelista José “Piculín” Ortiz “no cometió delito al apuntar a otro individuo con un arma neumática en la madrugada de ayer frente al restaurante Vintage Pizza, en la Parguera, de su propiedad, basado en la ley de armas de Puerto Rico (Ley 168-2019)”.

“Con relación al caso de ‘Piculín’, nos viene a la memoria el caso de Alfredo Herger Dorsey (QEPD). Ambos son figuras públicas, ambos tenían lo que aparenta ser un arma, aunque luego surgió era un juguete, una pieza de plástico neumática, con la gran diferencia de que Alfredo fue acusado por el artículo 5.15 de la Ley 404-2000, hoy derogada”, explicó el presidente de Codepola.

No obstante, admitió que si le radican cargos por el artículo 6.06 de la Ley de Armas y prueban el daño a la propiedad (vehículo Jeep Wrangler del año 2019) mediante el uso de un marrón de goma, podría enfrentar hasta un máximo de seis años.

A su entender, lo curioso de estos dos eventos “es que una pieza de plástico neumática es un juguete y no se considera como arma de fuego en la nueva ley de armas. En su artículo 6.05 dispone que cuando el arma sea neumática, pistola de o artefacto de descargas eléctricas, de juguete o cualquier imitación de arma y esta se portare o transportare con la intención de cometer un delito -y apuntar es un delito- o se usare para cometer delito, la pena será de reclusión por un término fijo de cinco años”.

Más adelante, el artículo 6.14 “habla de disparar o apuntar armas de fuego. En el inciso (B) del artículo especifica que, cuando de manera ‘intencional apunte hacia alguna persona con su arma de fuego, aunque no le cause daño a persona alguna’. Claramente en ambos artículos menciona como característica principal que tiene que haber una intención, pero no puedes violar el artículo 6.14 con un arma de juguete. No aplica”.

Torres Meléndez se reafirmó en que debe quedar meridianamente claro que el artículo 6.14 habla de armas de fuego y un juguete neumático “no es un arma de fuego”. Por ende, una acusación bajo el 6.14 la ve cuesta arriba.

“Para poder acusarlo del delito por el 6.05 tendrían que probar que sus actuaciones fueron para cometer delito y eso no está definido, lo veo como un ‘loop’ en la nueva ley de armas que se podría trabajar con las futuras enmiendas propuestas”, destacó.

El presidente de Codepola admitió que “nos encontramos con lagunas y detalles técnicos de la ley. Es cuestión de leer, pero leer bien”.

Con relación al caso de Xavier Pérez Torres, hijo del exrepresentante de la Cámara y presentador del programa Jugando Pelota Dura, Ferdinand Pérez, el presidente de Codepola dijo que la historia es totalmente diferente.

Según se desprende de la investigación realizada por el agente Miguel Muñiz Cruz, el incidente inició cuando Pérez Torres estaba disparando con un rifle de pellets a los pájaros en su patio y el vecino le increpó. “Posteriormente, en el área de sus respectivas residencias, Xavier se montó en su vehículo y lo intercepta en el sector Cuatro Calles, en Aguadilla, donde le hace amenazas verbales mientras le apuntaba con su arma de fuego para la cual tenía licencia”.

De acuerdo con la Policía, le confiscaron dos pistolas Sig y Century a Xavier Pérez Torres. “En este caso, la fiscalía trajo el artículo 6.14 (B) que, por lo expresado por el querellante, se describe claramente”.

El presidente de Codepola concluyó que “a ambos acusados les asiste el debido proceso de ley. En su momento se verán las dos caras de la moneda y será el magistrado quien resuelva”.