Una monja francesa se convierte en la persona más longeva del mundo

abril 27, 2022

Una monja de 118 años que vive en un hogar de ancianos en el sur de Francia se ha convertido en la persona viva más longeva del mundo, según el Guinness World Records.

La hermana André es también la monja viva más anciana del mundo y la monja más anciana de la historia, según un comunicado emitido el lunes por la autoridad en récords.

Nacida como Lucile Randon el 11 de febrero de 1904, la hermana André ha dedicado la mayor parte de su vida al servicio religioso, según el comunicado. Antes de convertirse en monja católica, cuidó niños durante la Segunda Guerra Mundial y luego pasó 28 años cuidando a huérfanos y ancianos en un hospital.

La religiosa, que vive cerca de la ciudad francesa de Toulon, es también la sobreviviente de COVID-19 de mayor edad en el mundo. La declaración de Guinness World Records informó que dio positivo al virus a principios de 2021, pero se recuperó por completo en tres semanas, justo a tiempo para su cumpleaños número 117.

En una entrevista con el canal de televisión francés RMC Story este martes, la hermana André parecía tener sentimientos encontrados acerca de convertirse en la nueva persona viva de mayor edad.

«Siento que estaría mejor en el cielo, pero el buen Dios todavía no me quiere», dijo, llamando a su título un «triste honor».

Sin embargo, también expresa su alegría de ser “mimada” por su familia.

La hermana André disfruta del chocolate y el vino, y bebe una copa todos los días, confirmó a CNN el martes su hogar de ancianos, Résidence Catherine Labouré.

Cuando cumplió 118 años a principios de este año, la anciana monja recibió una nota de cumpleaños escrita a mano por el presidente francés, Emmanuel Macron, el decimoctavo presidente francés de su vida, según un tweet del hogar de ancianos. También ha habido 10 papas diferentes presidiendo la Iglesia Católica desde que ella nació.

Esta se convirtió en la persona más vieja del mundo luego de la muerte de Kane Tanaka, una mujer japonesa previamente certificada como la persona más anciana del mundo, quien murió a la edad de 119 años el 19 de abril.

El título de persona más vieja jamás registrada también pertenece a una mujer francesa. Nacida el 21 de febrero de 1875, la vida de Jeanne Louise Calment duró 122 años y 164 días, según el comunicado de Guinness World Records.