Educamos denuncia que se pretende utilizar el “premium pay” para imponer un reglamento de medidas disciplinarias

septiembre 12, 2022

El Departamento de Educación (DE) pretende imponer condiciones punitivas contra el personal docente para la otorgación del “premium pay”, denunció la organización magisterial Educadores por la Democracia, Unidad, Cambio, Militancia y Organización Sindical (Educamos).

“En primer lugar, la bonificación es realizada por el gobierno federal bajo el Coronavirus Relief Act para reconocer el trabajo y la exposición de los trabajadores por el riesgo del Covid -19. Nos preguntamos cómo es posible que, en vez de ejecutar la bonificación como un acto de agradecimiento al personal por su sacrificada labor, el DE lo utilice para promover el hostigamiento laboral y hasta el carpeteo de parte de los supervisores hacia el magisterio”, señaló Educamos.

Agrega que el memorando del secretario de Educación establece que “el empleado debe trabajar de manera presencial e ininterrumpida”, sin considerar la posibilidad de que el personal se enferme dadas las difíciles condiciones en que realiza su labor.

“Constituye una violación a la reglamentación vigente pedir que se presente un certificado médico por un solo día de enfermedad. La propia ley establece que dicho certificado se presenta luego de tres días de ausencia. Además, el DE olvida que la misma exposición a Covid-19 lleva al personal docente a ausentarse por días consecutivos de acuerdo al protocolo establecido por ellos mismos”, afirma la organización.

Par Educamos, “se pretende utilizar el ‘premium pay’ para imponer un reglamento de medidas disciplinarias, lo que ubica el proceso educativo en un ambiente de carácter punitivo pues se podría desarrollar la práctica de levantar expedientes contra los docentes casi por cualquier cosa. Además, se quiere obligar a cada docente a entregar los planes diarios con una semana de antelación a las clases, lo que puede atentar contra el desarrollo natural del proceso educativo, que puede cambiar de un día para otro”.

Añade que “también obliga a registrar diariamente la asistencia de cada alumno a través del Sistema de Información del Estudiante (SIE). En otras palabras, el DE está forzando cada vez más el trabajo administrativo por parte del magisterio, en detrimento de su tarea fundamental que es dar clases”.

“Olvida el patrono que se trata de un incentivo ante el peligro del Covid-19, no necesariamente por productividad. A través de las medidas que impone el memorando, aumenta el trabajo esclavo, pues el maestro se ve forzado a trabajar gran cantidad de horas extras sin ningún tipo de remuneración”, argumenta.

Y concluye: “Si ese dinero fue asignado al DE para los maestros/as que están envueltos en el trabajo docente durante la pandemia, ¿qué hará el DE si ese dinero no llega al magisterio? ¿Ocurrirá lo mismo que con el presupuesto regular de la agencia que se diluye en contratos y favores a los amigos del alma sin que llegue a la sala de clases? ¿No será mejor aprovechar la asignación de fondos para mantener contento al personal cuya labor mantiene al DE en pie?”.