Trump no tiene inmunidad presidencial en caso del 6 de enero, determina Tribunal de Apelaciones

febrero 6, 2024

Donald Trump no es inmune al procesamiento por presuntos delitos que cometió durante su presidencia para revertir los resultados de las elecciones de 2020, dijo el martes un tribunal federal de apelaciones.

El fallo es un duro golpe para la defensa clave de Trump hasta el momento en el caso de subversión electoral federal presentado en su contra por el fiscal especial Jack Smith. El expresidente había argumentado que la conducta que le imputaba Smith formaba parte de sus deberes oficiales como presidente y, por tanto, lo eximía de responsabilidad penal.

“A los efectos de este caso penal, el expresidente Trump se ha convertido en ciudadano Trump, con todas las defensas de cualquier otro acusado penal. Pero cualquier inmunidad ejecutiva que pudiera haberlo protegido mientras se desempeñaba como presidente ya no lo protege contra este procesamiento”, escribió el tribunal.

El fallo del panel de tres jueces fue unánime. El panel de tres jueces que emitió el fallo el martes incluye dos jueces, J. Michelle Childs y Florence Pan, quienes fueron designados por Joe Biden y una, Karen LeCraft Henderson, quien fue designada por George H.W. Arbusto.

El equipo de Trump podría apelar el fallo directamente ante la Corte Suprema, o solicitar primero una revisión en pleno en la corte de apelaciones, lo que significa que el caso sería escuchado nuevamente, pero esta vez por todo el Circuito de DC.

Si se prueban, escribió el tribunal, los esfuerzos de Trump por usurpar las elecciones presidenciales de 2020 serían un “asalto sin precedentes a la estructura de nuestro gobierno”.

“Sería una sorprendente paradoja si el presidente, que es el único que tiene el deber constitucional de ‘cuidar que las leyes se ejecuten fielmente, fuera el único funcionario capaz de desafiar esas leyes con impunidad”, escribieron.

Los jueces rechazaron rotundamente la afirmación de Trump de que su acusación penal tendría un “efecto paralizador” sobre los futuros presidentes.

«Además, los presidentes anteriores entendieron que estaban sujetos a un juicio político y a responsabilidad penal, al menos en determinadas circunstancias, por lo que la posibilidad de una acción ejecutiva paralizante ya está en vigor», dice el dictamen.

Los abogados de Trump habían argumentado que si los futuros ejecutivos creyeran que podrían ser acusados por sus “actos oficiales” como presidente, dudarían más en actuar dentro de su función.

El panel escribió: «Los riesgos de frenar la acción presidencial o permitir procesamientos acosadores y sin fundamento son poco probables, no están respaldados por la historia y son ‘demasiado remotos y oscuros para moldear el curso de la justicia’. Por lo tanto, concluimos que las consideraciones políticas funcionales arraigadas en la estructura de nuestra, el gobierno no inmuniza a los ex presidentes contra el procesamiento penal federal”.

Trump enfrenta cuatro cargos de subversión electoral de Smith, incluido el de conspirar para defraudar a Estados Unidos y obstruir un procedimiento oficial. El expresidente se ha declarado inocente.

Trump ha argumentado que estaba trabajando para “garantizar la integridad electoral” como parte de su capacidad oficial como presidente y, por lo tanto, es inmune a un proceso penal por intentar anular los resultados electorales. Sus abogados también han afirmado que debido a que Trump fue absuelto por el Senado durante el proceso de «impeachment», está protegido por la doble incriminación y no puede ser acusado por el Departamento de Justicia por la misma conducta.

El juez de distrito que supervisa el caso penal de Trump en DC rechazó los argumentos de inmunidad de Trump en diciembre y escribió que ser presidente no “confiere un pase vitalicio para salir libre de la cárcel”. Trump apeló rápidamente esa decisión ante el Circuito de DC, que acordó acelerar su revisión del asunto.