[elfsight_countdown_timer id="4"]

Estudio sugiere que debería haber una categoría 6 para los huracanes

febrero 6, 2024

Por: CNN / Las Noticias

A medida que aumentan las temperaturas y los océanos del mundo almacenan más combustible potencial para tormentas, un nuevo estudio propone adaptar la escala que mide la intensidad de los huracanes para tener en cuenta tormentas más fuertes.

La escala Saffir-Simpson actualmente va de la Categoría 1 a la 5; el estudio, publicado este lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, sugiere agregar una categoría 6.

Un huracán de categoría 5 es una tormenta que ha sostenido vientos de 252 km/h o más. La nueva escala limitaría las tormentas de categoría 5 a vientos sostenidos de 308 km/h y cualquier valor superior a eso se convertiría en un huracán de categoría 6.

Los autores del estudio, Jim Kossin, distinguido asesor científico de la First Street Foundation, y Michael Wehner, científico principal del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, argumentan que, a medida que el cambio climático provoca un aumento vertiginoso de las temperaturas de los océanos, la intensidad potencial de los vientos de los huracanes —también conocidos como ciclones tropicales o tifones en océanos fuera del Atlántico y el Pacífico Oriental— está aumentando.

De hecho, de los 197 ciclones tropicales en todo el mundo que alcanzaron la categoría 5 entre 1980 y 2021, cinco excedieron el umbral hipotético de categoría 6, encontró el estudio. Los cinco ocurrieron desde 2013, incluido el huracán Patricia de 2015, que azotó México, y el súper tifón Haiyan, que devastó Filipinas en 2013.

Pero la idea de agregar una categoría 6 a la escala no es nada nuevo: se discutieron durante años.

La escala Saffir-Simpson, que existe desde principios de la década de 1970, también tiene limitaciones porque es solo una escala de viento y no incluye los impactos de las marejadas ciclónicas y las inundaciones inducidas por la lluvia, que pueden ser las más mortales y aspectos que causan daños en las tormentas que tocan tierra.

A medida que el planeta se calienta, los impactos de los huracanes se vuelven más peligrosos. Un aumento del nivel del mar de solo un par de pulgadas puede marcar una diferencia dramática en la distancia que pueden alcanzar las marejadas ciclónicas tierra adentro, y un clima más cálido también significa que habrá más vapor de agua disponible en la atmósfera que potencialmente caerá en forma de lluvia.

Otras informaciones: