"Ella es mi ángel guardián": Conductora de DoorDash salva a mujer mientras entregaba pizza

mayo 2, 2022

Cuando una mujer de Massachusetts pidió una pizza un viernes por la noche, no tenía idea de que la rapidez de pensamiento y la amabilidad de su repartidor cambiarían su vida esa noche. Caryn Hebert Sullivan hizo la llamada para una cena tarde el 11 de febrero, y la conductora de DoorDash, Sophia Furtado, llevó la orden a una dirección en la pequeña comunidad de West Island Fairhaven, ubicada en Buzzards Bay, a unos 32 kilómetros al sureste de Fall River.

“Era una noche normal para mí”, dijo Furtado a CNN, “casi estaba al final de mi turno”.

Pero cuando llegó a la casa alrededor de las 10 p.m., vio a Sullivan tirada en el suelo afuera, con su cabeza sangrando. Sullivan, que desde antes tenía un brazo lesionado y una rodilla mala, estuvo afuera esperando la entrega.

Cuando se volteó, relató, su brazo y su rodilla cedieron. Se cayó y se golpeó la cabeza al caer.

«Solo recuerdo estar acostada en mi entrada pensando ‘Esto se terminó'», recordó Sullivan. «Tumbada allí vi muchas nubes blancas».

Furtado tiene conocimientos médicos de su época de formación como Técnico en Emergencias Médicas, pero había reprobado la prueba del Registro Nacional. Notó que la sangre de Sullivan se estaba coagulando y calculó que había estado tendida afuera durante unos 15 a 20 minutos.

«Caryn no respondía y sus ojos seguían entornándose hacia la parte posterior de su cabeza», expresó Furtado, «Sentí que la iba a perder».

El esposo de Sullivan, Robert, estaba durmiendo dentro de la casa, pero se despertó con las llamadas de auxilio de Furtado. Ella le dijo que consiguiera algunos suministros mientras marcaba el 9-1-1.

Según la agente Jillian Jodoin, del Departamento de Policía de Fairhaven, Furtado habló con el despachador mientras prestaba ayuda.

«En ese momento, Sophia se convirtió en parte de nuestro equipo para ayudar a Caryn». Jodoin le indicó a CNN: “Le pregunté si era posible que siguiera estabilizando el cuello de Caryn para mantener su columna segura, su respuesta fue: ‘No me voy a ir a ningún lado’».

«Gracias a Dios que ella estaba allí, si no hubiese estado allí, estaría muerta», sostuvo Sullivan a CNN. Poco después, comenzaron a llegar policías y médicos. Furtado se quedó con ella, hasta que llevaron a la perjudicada al hospital.

Sullivan dijo que tras del incidente estuvo hospitalizada tres semanas y sufrió dos hemorragias cerebrales graves. Robert y su hija, Verónica, estuvieron a su lado todo el tiempo. En un momento, dijo que ambos estaban allí hasta las 2 a.m. para saber si ella lo lograría.

Recuperación, recompensas y amistad

Después de su tiempo en el hospital, Sullivan llegó a casa en marzo. «No podía conducir, no podía escribir, apenas podía caminar», comentó. Si bien se consideró recuperada por completo a fines de marzo, aun trabajan en algunas cosas, después de perder el 60% de su audición, y ahora puede conducir distancias cortas.

A pesar de la aterradora experiencia, Sullivan y Furtado se hicieron amigas durante el trauma.

«Estoy muy agradecida por ella, es mi ángel guardián», dijo Sullivan, «Gracias a Dios que estuvo allí, si no hubiese estado, estaría muerta». Ambas conocieron a las familias de la otra y Sullivan incluso les dio regalos de Pascua a los dos hijos de Furtado.

Furtado recibió 1,000 dólares de DoorDash y un premio por salvar vidas del Departamento de Policía de Fairhaven. Además, fue reconocida en una ceremonia. DoorDash le otorgó una subvención educativa.

«Estamos increíblemente agradecidos con la señora Furtado por intervenir durante un momento crítico y aliviados de que el cliente se recuperó de forma segura». Un portavoz de DoorDash le dijo a CNN: «La atención y la rápida respuesta de la Sra. Furtado fueron nada menos que heroicas y nos sentimos honrados de poder mostrar nuestro aprecio por su tremendo esfuerzo».

La policía de Fairhaven también le otorgó un premio por salvar vidas.

«Sophia entró en acción, alertó a Robert, activó el sistema de respuesta de emergencia, implementó los materiales necesarios, brindó ayuda y ayudó a los policías a agilizar la recopilación de información. Salvó una vida», le dijo el Departamento de Policía a CNN en una declaración escrita.

El reconocimiento fue una sorpresa para Furtado.

«No me lo esperaba para nada», dijo, «lo habría hecho por cualquiera».

Furtado había sido previamente conductora de DoorDash y retomó el trabajo en enero. Ella dijo que espera usar el dinero para más estudios de Técnico en Emergencias Médicas cuando su familia logre algo de estabilidad financiera. Ella y Sullivan agregaron que continuarán en contacto y planifican reunirse nuevamente.